Cerámica, medio ambiente y salud


La arcilla procede de la descomposición de rocas del magma, como el gneis o granito. La arcilla se forma tras múltiples y largos complejos naturales de transporte, sedimentación, etc.

Es sin duda un material especialmente relevante desde que se descubrieran sus posibilidades para ornamentación y construcción. Una de sus mejores ventajas es que se trata de un material de construcción, revestimiento y decoración saludable, que previene humedades, presencia fúngica y otros graves problemas que pueden afectar a los paramentos de los edificios y también la salud de las personas.

El revestimiento de gres porcelánico ofrece características que lo hacen deseable por gran número de usuarios y profesionales. La ausencia de absorción de agua, la nula presencia de bacterias y hongos en este material y otros semejantes, lo hacen perfecto para múltiples usos en viviendas y cualquier espacio. Además, no provoca residuos dañinos para el medio ambiente.